juan.cantero@economiavisual.com

Oligopolio no colusivo de Sweezy

También conocido como el modelo de demanda quebrada, considera que los oligopolistas tienen un comportamiento asimétrico respecto a su política de fijación de precios.

Consideremos la curva de demanda proporcional de un oligopolista, es decir, la que le correspondería si se dividiese la totalidad de la demanda entre las pocas empresas participantes, y una de las innumerables curvas de demanda percibida que la jalonan (recuérdese que estas reflejan la opinión del oligopolista, que considera que si sube o baja el precio nadie le seguirá). También describiremos las curvas de ingreso marginal correspondientes a cada una de las curvas de demanda consideradas.

Centremos nuestra atención en el nivel de precio y cantidad en donde ambas curvas de demanda se intersecan. Según Sweezy en este mercado oligopólico las empresas participantes tendrán el siguiente supuesto de comportamiento bastante realista: “Si suben el precio pensaran que nadie les seguirá, por tanto, el tramo relevante de la curva de demanda del oligopolista se corresponde con el tramo de la curva de demanda percibida. Si baja el precio todos le imitarán, en consecuencia el tramo de la curva de demanda relevante se corresponde con la curva de demanda proporcional”.

Deduciremos de este modo una curva de demanda quebrada asociada a una curva de ingreso marginal cuya peculiaridad radica en que tiene un salto vertical en donde el CMa puede fluctuar sin que ello altere el nivel de precios o de producción de equilibrio.

 

Todas las demostraciones son con audio. Encienda los altavoces.