juan.cantero@economiavisual.com

Monopolio natural


Consideremos un mercado definido por la siguiente curva de demanda y su curva de ingreso marginal con el doble de pendiente.
Si en la producción de dicho bien tienen lugar economías de escala, es decir, a medida que aumenta el tamaño de planta disminuye el coste unitario de producción, ello se manifestará en una estructura de coste medio y marginal decrecientes.
Si la producción la efectuara una sola empresa: monopolio. El nivel de producción de equilibrio que le garantizaría la maximización del beneficio tendría lugar cuando el IMa=CMa, determinando el siguiente precio y producción. Producir con ese tamaño de planta implica unos coste medios inferiores al precio, por ello la empresa monopolista obtendría beneficios extraordinarios.
¿Puede este mercado funcionar con una estructura distinta al la del monopolio?
Pa responder a este pregunta consideremos que el mercado existen, por ejemplo, dos empresas que se reparten de forma equitativa la demanda del mercado. Esto determinará dos funciones de demanda de cada empresa como las siguientes.
Buscando la maximización del beneficio cada una de ellas establecerá el nivel de producción donde el IMa=CMa, pero en este caso, tal como podemos apreciar el precio obtenido no llega a cubrir el coste medio de producción generándose pérdidas, que a largo plazo no se pueden sostener. Por lo que la actividad productiva bajo esta forma de organización no tiene posibilidades de supervivencia.
Este análisis demuestra que si en una industria presenta economías de escala solo una empresa abastecerá a todo el mercado. Por ello, el monopolio es una estructura de mercado natural.
El Estado cuando se dan este tipo de monopolios suele intervenir intentando que mejore el bienestar de los consumidores aplicando para ello diversas medidas. La más utilizada es la regulación de precios que obliga al monopolista a vender a un precio igual a su coste medio.
Estudiemos sus consecuencias a partir de este gráfico. Al hacerlo el nivel de producción aumentará y el precio se reducirá respecta al equilibrio convencional del monopolio, al mismo tiempo el monopolista pasará de tener beneficios extraordinarios a normales. Esta nueva situación supone una mejora del bienestar de los consumidores, pues tal como podemos apreciar su excedente aumenta de forma apreciable.
Este tipo de regulación en principio muy positiva, no obstante, tiene dos inconvenientes:
1. Como el monopolista sabe que siempre el precio cubrirá el coste medio, no tendrá incentivos por reducirlo, y ello se traducirá en un aumento del precio del producto.
2. Este tipo de regulación encuentra como gran obstáculo el cálculo del coste medio de producción, pues los gestores del monopolio no será proclives a ser transparentes con dicha información e intentarán de forma artificiosa -con el fin de incrementar su ganancias- atribuirle un valor mayor.

 

Todas las demostraciones son con audio. Encienda los altavoces.