juan.cantero@economiavisual.com

La curva de indiferencia

Consideremos algunas de las diferentes cestas de bienes que un individuo podría escoger entre dos bienes Z y W, de tal modo que cualquiera de ellas le proporcionase el mismo nivel de utilidad.

Si unimos todos los puntos, obtendremos la curva de indiferencia, que como su nombre indica reflejaría las diferentes combinaciones de bienes que garantiza un mismo nivel de utilidad, de tal modo que el consumidor le sería indiferente elegir cualquiera de las mismas.

Su trayectoria es decreciente pues tal como podemos constatar al comparar las distintas cestas, si se desea aumentar el consumo de un bien, necesariamente deberemos reducir el consumo del otro con el fin de mantener el nivel de utilidad constante, y es convexa, pues cada vez que decidimos incrementar el consumo de un bien, estaremos dispuestos a sacrificar menos del otro, hecho de otro lado lógico pues por regla general, rige el principio de saciabilidad.

La pendiente de la curva se denomina Relación Marginal del Sustitución (RMS) entre Z y W y refleja la cantidad máxima del bien W a la que el individuo está dispuesto a renunciar para aumentar el consumo en una unidad del bien Z, sin que varíe su nivel de utilidad.

Pueden considerarse infinitos niveles de utilidad, por tanto, infinitas serán las curvas de indiferencia. Consideremos las siguientes y un nivel de consumo Z´. A partir de este, podemos apreciar la cuantía de consumo de W asociada a los distintos niveles de utilidad, y comprobar como representará mayor nivel de utilidad aquella curva de indiferencia más alejada del origen.

 

 

Todas las demostraciones son con audio. Encienda los altavoces.